A finales del 2018 entró en vigor una resolución proveniente de Parlamento Europeo donde instaba a sus 28 países miembros a implementar la metodología Building Information Modeling (BIM) en cualquier proyecto constructivo que posea una financiación pública, siendo España uno de ellos. Por ello es importante estudiar el Máster BIM y Revit.

BIM obligatorio en España

En base al interés de los órganos europeos por modernizar los procesos de contratación, el Ministerio de Fomento estableció unas fechas que marcaron la entrada en vigor de estas medidas en España, diferenciando por sectores:

  • 17 de diciembre de 2018: se exige la obligatoriedad de la metodología BIM para cualquier proyecto constructivo de edificación.
  • 26 de julio de 2019: se exige la obligatoriedad de la metodología BIM para cualquier proyecto de infraestructura.

Pronóstico del BIM en España

En España, este novedoso modelo puede ofrecer grandes oportunidades. En un país donde el 21% del parque edificatorio fue construido antes del año 1950, el 55% anterior a 1980 y el 90% de las obras fueron previas a las exigencias del Código Técnico de Edificación.

Máster BIM y RevitSin mencionar, además, el resurgimiento del sector luego de un marcado periodo de crisis. Por lo que el renacer de la construcción española puede basarse en estos parámetros nuevos de BIM que facilitan el acceso a las viviendas, con novedosos elementos que facilitan el mantenimiento y seguimiento de sus ocupantes, mejorando la calidad de vida de la población.

¿Qué es BIM?

Para aclarar o confirmar términos, el Building Information Modeling (BIM) es una metodología de trabajo colaborativa de gestión de proyectos de construcción. Su función es recopilar información del proyecto en un único modelo de información digital.

La aplicación del BIM va más allá de las fases del diseño, ya que también abarca la realización del proyecto y se extiende durante todo ciclo útil del edificio, permitiendo la gestión de este y reduciendo los costes de operación.

¿BIM trabaja con 7 dimensiones?

BIM supone una gran innovación en los sistemas de diseño tradicionales basados en un plano, ya que incorpora mecanismos de modelado (3D), de tiempos (4D), de costes (5D), ambientales (6D) y de mantenimiento (7D).

1-Modelado (3D)

Aparte de los elementos geométricos y de aspecto que podremos encontrar en cualquier programa estándar, en BIM podremos encontrar una gran variedad de información primordial que nos permite manejar datos de manera íntegra y facilita la interoperabilidad de las distintas fases de un proyecto.

Es decir, no solo podemos crear modelos precisos y detallados, sino que podemos agregar además herramientas como el escaneo 3D que permite realizar el levantamiento exacto de los elementos existentes, incluyendo la propia topografía, estructura construidas, e incluso enterradas.

2-Tiempo (4D)

Los sistemas BIM incorporan al modelo información sobre las fases de construcción, lo que nos permite, entre varias cosas, simular los avances que puede tener una obra, facilitando la coordinación de los diferentes equipos y los plazos de entrada, salida y entrega de cada agente que participa en el proyecto de construcción.  Esta visualización detallada permite simplificar los tiempos de obra y optimiza los gastos de obra.

3-Costes (5D)

La tecnología BIM, con su estructura de datos integrados en el modelo, nos permite estimar con precisión los diversos costes y recursos en general. Estas mediciones las podremos visualizar de manera automática mediante las tablas de datos.

Por ejemplo, si en algún proyecto tenemos cinco pilates en vez de seis, si en lugar de ser circulares son cuadrados o, si se cambia su diámetro o material, estos se verán reflejados instantáneamente al realizar la modificación; no solo en todas las vistas, sino que también en las tablas y, por lo tanto, en todos los cálculos y mediciones de nuestro proyecto.

4-Sostenibilidad (6D)

Estamos en una época donde es incuestionable el planteamiento de un edificio donde se considere la eficiencia energética o las normativas medioambientales, incluyendo la LEED. Los sistemas BIM son capaces de analizar el comportamiento energético de los proyectos, debido a su incorporación de datos sobre materiales, aperturas, orientaciones, y demás factores que intervienen en dichos cálculos.

5-Gestión (7D)

Gracias a los delicados detalles de información y los datos que incorpora el modelo con relación al soporte técnico o datos de contacto y el mantenimiento de diferentes materiales y piezas aplicadas en el proyecto, los sistemas BIM recrean un administrador de proyectos nato, tanto en el proceso de obra, como en la vida útil del edificio.

Aquí es donde se muestra claramente lo heredado de la industria, lo que se conoce como la “administración del ciclo de vida del producto”.

Cuando el edificio está construido y todo va bien, el tener un modelo BIM del edificio sobre su ocupación y mantenimiento nos permitirá explotarlo y manejarlo de manera controlada y coordinada.

En conclusión, la implementación del BIM marca la evolución en lo que se refiere a la gestión y obra de un proyecto o edificación. Sus términos de integración e interoperabilidad lo convierten en único y ahora es un requisito indispensable para cualquier contratación pública en España.

¿MÁS INFORMACIÓN?