A menudo muchas personas confunden la decoración con el diseño de interiores. Pero lo cierto, es que no son lo mismo. ¿Qué diferencias existen? Si quieres salir de dudas de una vez por todas, ¡no te pierdas este artículo!

Diseño Interiores

Decoración y diseño de interiores: diferencias

Confundirse entre el diseño de interiores y la decoración es algo habitual, pero son disciplinas con distintas habilidades.

Empezando por el diseño de interiores, consiste en el arte y en la ciencia de entender el comportamiento de las personas para crear espacios útiles y funcionales en un edificio. Digamos que, tienen visión en cuanto a los espacios y habitualmente poseen conocimientos de arquitectura.

Los diseñadores de interiores saben de psicología ambiental y están capacitados para crear espacios adaptados al estilo de vida de los clientes. Por ejemplo, una casa pensada para personas mayores apostando por la accesibilidad o para familias con hijos con zonas pensadas para albergar grandes alfombras redondas y jugar.

Por lo tanto, esta disciplina barca distintos proyectos para conseguir un espacio bonito, útil, eficiente y que se adapte a las necesidades de cada persona.

¿Cómo se consigue? Se empieza con el diseño del espacio y se continúa con otras características, como la iluminación, la acústica y otros detalles.

Además, no todos los proyectos son iguales, sino que hay distintos tipos de diseños de interiores. Es decir: residenciales, comerciales, diseño de exposiciones, espacial o universal, entre otros.

Por lo tanto, cada diseñador debe basarse en las necesidades del cliente para conseguir el espacio deseado, siempre en base a lo que necesita. En base a lo que éste le diga, podrá trabajar para ofrecerle las soluciones que busca.

¿Y qué hay de la decoración de interiores? La decoración se fundamenta en el amueblado y en los adornos del espacio. Es decir, un decorador de interiores es el encargado de transformar un espacio haciéndolo bonito, con personalidad y con mucho confort para el día a día, adaptado también al usuario.

Por tanto, en la decoración de interiores entran en juego aspectos como las alfombras, las cortinas, los muebles, la combinación de colores, la disposición de los muebles, el papel tapiz, la iluminación, etc. En definitiva, todo lo necesario para decorar una estancia.

En lo que respecta a las diferencias, el diseño interior requiere de más estudios que la decoración de interior. Por lo que, podríamos decir que está a otro nivel al requerir de conocimientos más específicos, que se consiguen realizando un curso en diseño de interiores. 

Asimismo, los diseñadores de interiores posee, por lo general, conocimientos en arquitectura, mientras que los decoradores se centran en decorar con gusto.

Al igual que en lo que respecta a la estructura y a la eficacia de un espacio, el diseñador de interiores es el encargado de conseguir eso. El diseñador coloca los muebles y los demás artículos de decoración cuando el espacio está distribuido.

En base a lo que estés buscando, deberás contratar los servicios de uno, de otro o bien de ambos. Son figuras muy demandadas a la hora de gestionar la distribución y la estética de las viviendas y locales comerciales.

¿Pueden trabajar juntos?

Por supuesto. Un diseñador interiores puede trabajar con el decorador de interiores. O incluso el propio diseñador puede hacerlo todo sin necesidad de contratar los labores del decorador. Por lo que estamos ante un complemento.

Conocer las diferencias entre ambos te permitirá saber a qué profesional necesitas para llevar a cabo todos los proyectos que tengas en mente, ya sea en tu hogar o en tu empresa. Porque pueden trabajar juntos.

Pero ten en cuenta que aunque hay profesionales que hacen las dos cosas, son dos profesiones diferentes (por lo general). Así que podrías ver que un experto ofrece una cosa pero no ofrece la otra. Tenlo en cuenta.

¿Qué profesional necesitas?

Ahora que sabes qué es un diseñador de interiores y un decorador, así como sus diferencias, puede que no tengas del todo claro cuál es el experto que necesitas.

Para que te hagas una idea, te lo resolveremos fácil. Digamos que, si te encanta el espacio de tu vivienda tal y como lo tienes, así como la iluminación y no cambiarías nada más que los muebles, el papel de las paredes y demás, lo que necesitas es a un decorador de interiores para que consiga el diseño que buscas.

Pero si quieres transformar tu vivienda sin una reforma integral, cambiar los espacios, aprovecharlos mejor y darle un aspecto diferente a tu hogar, requieres de los servicios de un diseñador de interiores para conseguir ese efecto. Luego ya podrás tú decorarlo a tu gusto o contratar al decorador.

Todo depende de lo que necesites, porque cada profesional tiene su momento. Esperamos que te hayan quedado claras sus labores y las diferencias entre ambos antes de contratar sus servicios, al menos para no equivocarte.

Si tienes alguna duda más recuerda que aquí estamos para echarte una mano.

A menudo muchas personas confunden la decoración con el diseño de interiores. Pero lo cierto, es que no son lo mismo. ¿Qué diferencias existen? Si quieres salir de dudas de una vez por todas, ¡no te pierdas este artículo!

Decoración y diseño de interiores: diferencias

Confundirse entre el diseño de interiores y la decoración es algo habitual, pero son disciplinas con distintas habilidades.

Empezando por el diseño de interiores, consiste en el arte y en la ciencia de entender el comportamiento de las personas para crear espacios útiles y funcionales en un edificio. Digamos que, tienen visión en cuanto a los espacios y habitualmente poseen conocimientos de arquitectura.

Los diseñadores de interiores saben de psicología ambiental y están capacitados para crear espacios adaptados al estilo de vida de los clientes. Por ejemplo, una casa pensada para personas mayores apostando por la accesibilidad o para familias con hijos con zonas pensadas para albergar grandes alfombras redondas y jugar.

Por lo tanto, esta disciplina barca distintos proyectos para conseguir un espacio bonito, útil, eficiente y que se adapte a las necesidades de cada persona.

¿Cómo se consigue? Se empieza con el diseño del espacio y se continúa con otras características, como la iluminación, la acústica y otros detalles.

Además, no todos los proyectos son iguales, sino que hay distintos tipos de diseños de interiores. Es decir: residenciales, comerciales, diseño de exposiciones, espacial o universal, entre otros.

Por lo tanto, cada diseñador debe basarse en las necesidades del cliente para conseguir el espacio deseado, siempre en base a lo que necesita. En base a lo que éste le diga, podrá trabajar para ofrecerle las soluciones que busca.

¿Y qué hay de la decoración de interiores? La decoración se fundamenta en el amueblado y en los adornos del espacio. Es decir, un decorador de interiores es el encargado de transformar un espacio haciéndolo bonito, con personalidad y con mucho confort para el día a día, adaptado también al usuario.

Por tanto, en la decoración de interiores entran en juego aspectos como las alfombras, las cortinas, los muebles, la combinación de colores, la disposición de los muebles, el papel tapiz, la iluminación, etc. En definitiva, todo lo necesario para decorar una estancia.

En lo que respecta a las diferencias, el diseño interior requiere de más estudios que la decoración de interior. Por lo que, podríamos decir que está a otro nivel al requerir de conocimientos más específicos.

Asimismo, los diseñadores de interiores posee, por lo general, conocimientos en arquitectura, mientras que los decoradores se centran en decorar con gusto.

Al igual que en lo que respecta a la estructura y a la eficacia de un espacio, el diseñador de interiores es el encargado de conseguir eso. El diseñador coloca los muebles y los demás artículos de decoración cuando el espacio está distribuido.

En base a lo que estés buscando, deberás contratar los servicios de uno, de otro o bien de ambos. Son figuras muy demandadas a la hora de gestionar la distribución y la estética de las viviendas y locales comerciales.

¿Pueden trabajar juntos?

Por supuesto. Un diseñador interiores puede trabajar con el decorador de interiores. O incluso el propio diseñador puede hacerlo todo sin necesidad de contratar los labores del decorador. Por lo que estamos ante un complemento.

Conocer las diferencias entre ambos te permitirá saber a qué profesional necesitas para llevar a cabo todos los proyectos que tengas en mente, ya sea en tu hogar o en tu empresa. Porque pueden trabajar juntos.

Pero ten en cuenta que aunque hay profesionales que hacen las dos cosas, son dos profesiones diferentes (por lo general). Así que podrías ver que un experto ofrece una cosa pero no ofrece la otra. Tenlo en cuenta.

¿Qué profesional necesitas?

Ahora que sabes qué es un diseñador de interiores y un decorador, así como sus diferencias, puede que no tengas del todo claro cuál es el experto que necesitas.

Para que te hagas una idea, te lo resolveremos fácil. Digamos que, si te encanta el espacio de tu vivienda tal y como lo tienes, así como la iluminación y no cambiarías nada más que los muebles, el papel de las paredes y demás, lo que necesitas es a un decorador de interiores para que consiga el diseño que buscas.

Pero si quieres transformar tu vivienda sin una reforma integral, cambiar los espacios, aprovecharlos mejor y darle un aspecto diferente a tu hogar, requieres de los servicios de un diseñador de interiores para conseguir ese efecto. Luego ya podrás tú decorarlo a tu gusto o contratar al decorador.

Todo depende de lo que necesites, porque cada profesional tiene su momento. Esperamos que te hayan quedado claras sus labores y las diferencias entre ambos antes de contratar sus servicios, al menos para no equivocarte.

Si tienes alguna duda más recuerda que aquí estamos para echarte una mano.

¿MÁS INFORMACIÓN?