Las páginas web son tan importantes como el producto o el servicio en sí, por lo que en su proceso de creación no se debe ignorar lo que se conoce como la experiencia del usuario o UX. Ahora, ¿Cómo lograrlo? ¿Cuáles son las fases de ese proceso? A continuación, hablaremos de ello.

Fijar la debida atención en estos aspectos claves para el desarrollo de una página web será determinante para establecer una buena relación entre el usuario y el servicio que se aloje en la página, lo que a su vez responderá en conversiones, ventas y posicionamiento.

UX web

Por ende, el proceso de UX en el diseño de páginas web se escude en diferentes fases o etapas, las cuales deben apegarse con las necesidades y requerimientos que se tengan como empresa. Así que toma nota de las siguientes recomendaciones.

¿Cómo abordar el producto o servicio con UX?

El producto o servicio que pase a ser digital en la ventana web, debe direccionarse, al hecho de satisfacer una necesidad global o colectiva.

A partir de allí, se empezarán a desarrollar determinadas tecnologías para hacerlo resaltar.

En primer lugar, se ubica el proceso lineal para el abordaje de los productos en una página web, que es aquel que se presenta con un inicio claro y un final ya establecido.

Mientras que, en contraposición, está el proceso iterativo, donde se seleccionarán varios mecanismos para formar especies de capas que irán mejorando la presentación del producto inicial.

Cabe destacar, que dentro del proceso de UX todo se maneja generalmente, bajo el estándar repetitivo, pues en el mundo digital tan versátil, son muchos los cambios o modificaciones que deben generarse para un servicio o producto.

Así que con esto en mente se podrán determinar cuáles son las etapas del proceso de UX que deben comprometerse en el diseño de páginas web. ¡Presta atención!

¿Cuáles son las etapas del proceso de UX en el diseño de páginas web?

Básicamente, puede hablarse de 5 etapas para el desarrollo de la experiencia del usuario en una página web, pero dependerá del esfuerzo, las necesidades o el requerimiento, estas etapas variarán su intensidad para posicionarse, una etapa más que la otra.

Lo que quiere decir, que las partes de este proceso de UX son variables y completamente adaptables para cada uno de los proyectos digitales que se tengan en mente.

Esas 5 etapas se pueden destacar como investigación, estructura u organización, prototipos de alto nivel y bocetos, test y pruebas, y aplicación del diseño en interfaz o UI para culminar. Ahora vamos a analizar cada fase con más detenimiento.

  1. Etapa de investigación

La fase de investigación es aquella que se centra en el estudio y análisis de todo lo que esté cerca o relacionado con el producto digital, que en este caso es la página web, la marca o la empresa desde su amplitud máxima.

A partir de allí se procederá a recopilar la mayor cantidad de datos e información que sea de relevancia para el producto. Todo ello dará pie a la definición de estrategias y objetivos reales que puedan ser alcanzables.

Ahora para esta faceta de investigación podrán tomarse una serie de herramientas y dinámicas que favorecen a la toma de decisiones inteligentes, lo que también evita las percepciones equivocadas dentro del proceso creativo o de construcción de páginas web.

Tomando esos resultados claros y definidos, la estrategia estará mucho más clara para abordar una dinámica de trabajo mejor estructurada. Y que, por ende, da paso a la siguiente etapa.

  1. Etapa de organización

El siguiente punto se enfocará en el orden y estructuración de toda la información que se haya obtenido en la etapa anterior, desde lo relacionado con el negocio hasta con los usuarios.

A través de este ejercicio se apostará a una arquitectura de la información, dando como resultados esquemas de navegación que facilitan la visualización del producto digital desde fundamentos sólidos como los que se han establecido anteriormente.

Destacando que, en esta fase se concentra la creación y el diseño, viendo que se tiene acceso a una mayor cantidad de datos para brindarle vitalidad al producto, y que éste, a su vez, responda a las necesidades o requerimientos.

  1. Etapa de prototipos y bocetos

Esta etapa, suele asociarse con la dinámica de tomar una hoja en blanco y un lápiz, con el objetivo de crear y fusionar todas las ideas posibles.

A partir de allí, se elaboran varios tipos de bocetos o prototipos como los que veremos a continuación. El boceto o prototipo de alto nivel es uno de ellos, donde se definen las funciones de cada segmento o elemento que sea partícipe de la página web. Todo esto a nivel de imaginación.

Sin embargo, es importante evitar la mayor cantidad de distracciones, por lo que el sitio debería enfocarse en las secciones principales, las características puntuales y los elementos esenciales, ya que después de esto se podrán construir todo lo demás.

Posteriormente, le sigue el prototipo o boceto iterativo, donde se tomarán las ideas concretadas en la etapa anterior para aportarle ahora una mayor interactividad en el funcionamiento, tomando en cuenta las habilidades del proceso de UX.

Cada una de estas actividades o acciones buscarán alcanzar una cierta validación del producto, del servicio y de la página web. Esto tendrá como resultado final, un retrato minucioso del portal digital que permitirá la realización de pruebas.

Esos procesos serán de utilidad para adentrarse a la esencia del producto, pero con una visión clara que abrirá las puertas para mejorar y obtener mayores beneficios para la página en sí y para el usuario, que a final de cuentas será el protagonista de la experiencia.

  1. Etapa de pruebas o testeo

Ahora, llega el momento de colocar sobre la mesa todo lo que se ha realizado u obtenido en las etapas anteriores, pues sólo así será posible determinar si el producto está respondiendo a las necesidades que se tienen.

Eso será posible con las pruebas o testeos, que no son más que dinámicas directas frente a los usuarios, ya que ellos serán los encargados de exponer las sensaciones o frustraciones del proceso, evidenciando si será necesario algún cambio en el resultado final.

Para esta fase del proceso de UX en el diseño de páginas web, se observarán los diagramas de flujo, que es aquel apartado que expone dónde se aloja cada elemento, dónde destacan los caminos y dónde permanece el usuario para obtener lo que busca o desea.

Con esa nueva información y descubrimiento, se mejorarán los informes y, por ende, darán la oportunidad de implementar los ajustes necesarios para que el prototipo o boceto logre acercarse a la expectativa real de lo que se quiere con una buena experiencia al usuario.

  1. Etapa de aplicación en el diseño de interfaz o UI

Se trata de la última fase de todo el proceso de UX para una página web, que es donde finalmente se conceptualiza, se traslada y se materializa el portal digital con mayor fuerza, puesto que se involucran los gráficos, los elementos y los detalles asociados a la marca.

A este punto, se llega luego de haber llevado a cabo cada una de las etapas mencionadas anteriormente, principalmente con la fase de investigación que posiciona esa estructura clara sobre lo que se quiere con objetivos, funciones y aspectos definidos con claridad.

Ahora, la aplicación en el diseño de interfaz cobra mucho valor en el branding de la página web o empresa, así como en la estructura que permite comprender el producto o servicio digital desde sus diferentes etapas.

Con esto se podrá disfrutar de una especie de generador de diferenciación, personalidad y confianza frente a las estrategias que se buscan implementar para la página web, mientras que se comprenden cuáles son las herramientas más idóneas a utilizar.

Sin duda, se suman otros componentes esenciales para el proceso de diseño de una página web con buena experiencia de navegación para el usuario, pero recopilar, estructurar y analizar el panorama con antelación, será un factor clave para el éxito en el mundo digital.

Posteriormente, una vez alcanzado el objetivo de obtener los elementos diseñados y definidos que darán vida a la fase técnica de la página web, el equipo de programación será el medio encargado de establecer los diseños y aspectos tecnológicos que deben incorporarse al proyecto.

Para que todo este trabajo sea desarrollado correctamente de principio a fin, el diseño de la página web debe ir de la mano con una guía, la cual será, como especie de un manual de uso que identifique cómo atender los puntos de interacción o los elementos que sobresalgan.

Lo que quiere decir, que el objetivo es no dejar espacio a dudas o interrogantes sobre el desarrollo de la página web, pues tener el dominio de todo permitirá actuar sin vacilaciones ante los requerimientos que se tengan. Sin embargo, aunque esas son las 5 etapas del proceso de UX en el diseño de páginas web, no todo termina allí.

Estos procedimientos deben mantenerse actualizados constantemente para mejorar la permanencia del producto, y a su vez, una buena experiencia al usuario. Cuando el servicio se mantenga activo y logre una relación dinámica con el usuario, se debe continuar con la obtención de métricas, datos e información que permitan enriquecer nuevamente estos procesos de UX en el diseño digital.

De manera que, una vez culminado el último paso de aplicación en el diseño de interfaz sobre todo lo que se ha obtenido, habrá que retornar a la primera etapa, que es la etapa de investigación para apoderar inteligentemente de un ciclo estratégico para asegurar el UX.

Esa es una de las razones por la que existen un sinfín de herramientas y aplicaciones para sostener tales dinámicas del proceso, desde plataformas para el testeo hasta la visualización del recorrido de los usuarios.

Con esto, se podrá comprender, que la intensión es nunca detenerse ni parar de interactuar, ni con el producto ni con el usuario desde su experiencia, ya que al asegurar la vitalidad de este servicio y el proceso del diseño de UX sin obstáculos, entonces el camino estará libre para transitarlo.

Para que estos objetivos sean una tarea fácil de llevar a cabo, lo ideal es que antes de enfocarse en el diseño central de la página web, se pueda establecer una estructura base y sólida, que es lo que prevalece en la fase de investigación dentro de las 5 etapas del proceso.

A través de este punto, la experiencia del usuario tendrá muchísima más relevancia en comparación con la estética, que también es importante pero no imprescindible. Así que esto disminuirá el riesgo de crear y diseñar algo que no sea digerible para el usuario.

Con eso en mente, ya quedará por parte del diseñador o experto en creación de UX para páginas web la transferencia de todos los elementos para el establecimiento de un proyecto creativo, dinámico, con usabilidad y adaptabilidad para todo el que desee sumarse a la experiencia de navegación.

Sin olvidar, que antes de lanzar el producto terminado al aire, se establecerán las pruebas de programación, comprensión, términos de uso con facilidad y todos los apartados esenciales para que no existen errores ni limitaciones en la UX ni en la página web en general.

Siendo la interacción entre los clientes, usuarios y visitantes el último eslabón del proceso para acceder al correcto y orgánico feedback, que igualmente será de gran valor para ir mejorando en lo que resta del camino, constantemente.

En conclusión, queda claro que la experiencia del usuario no se basa únicamente en un aspecto abstracto o sin forma, sino que es un elemento real que debe fundamentarse de principio a fin para que un proyecto digital tenga sentido, crecimiento y posicionamiento.

Gracias a la UX de una página web, se minimizan los tiempos de entrega, se mejora el desarrollo de la navegación, se incrementa la comunicación y se analizan con antelación los errores que pudieran desviar la atención de los usuarios en el espacio digital.

¿MÁS INFORMACIÓN?