A la hora de preparar nuestra página web o de crear un portal digital para nuestros clientes y nuestro público, es muy normal tener ciertas dudas o hacernos ciertas preguntas en lo referente sobre todo al dominio, el hosting, los precios a pagar, los periodos de renovación y el contenido que debemos o no publicar. También los métodos de difusión y las vías para dar a conocer nuestra plataforma son un quebradero de cabeza a menudo entre las empresas y los creadores de contenido. Sin embargo, hoy nos centramos en uno de estos puntos que puede ser el primero al que nos enfrentemos cuando decidamos llevar a cabo el proyecto de creación de una página web: todo el tema del dominio y del hosting. Y es que, aunque pueda parecer que son algo similar e incluso sinónimos, no es así, de hecho, no tienen nada que ver a priori.

Una cosa será el hosting, otra muy diferente el dominio. Lo que sí debemos tener en cuenta es que ambas van conectadas y que, aunque sean diferentes, son necesarias para este proyecto que hemos mencionado y en el que hoy nos centramos como es el de creación de un portal digital, ya sea uno corporativo o empresarial, uno de noticias y actualidad, o uno personal para cualquier particular. Comprender a fondo las diferencias, lo que aporta cada uno y para que sirven es imprescindible. Además, es una forma de evitar sobrecostes, confusiones y posibles errores que salgan muy caros, no solo en el sentido económico.

Para empezar a ver las diferencias entre hosting y dominio, introduciremos en el tema de creación de una página web y los diferentes componentes a tener en cuenta y después pasaremos a ver individualmente cada materia con sus características y su utilidad.

La necesidad de un dominio y un hosting

Tal y como ya conocemos y como veremos más adelante, es imprescindible contar con un dominio propio en una página web corporativa, empresarial o seria. Utilizar dominios que añadan el sobrenombre de la plataforma que estamos utilizando, como puede ocurrir en blogspot o en Blogger, da muy mala impresión al público, que percibirá dicha página web como poco seria o inútil, la utilidad o el sentido para el que haya visitado dicho dominio. Mismo tiempo, no contar con un hosting capacitado para los objetivos y las tareas asignadas a dicha página puede ser un problema, por lo que debemos saber cuál es el que más nos conviene en cada momento y buscar un profesional con una buena formación que haya realizado un curso en diseño web UX.

Con esta introducción ya hemos percibido ciertas diferencias entre lo que es el dominio y lo que es el hosting, aunque aún no hayamos definido exactamente qué son ni habíamos visto esas diferencias o esos puntos en que cada una se compone. De las dos, empezaremos analizando el dominio, que es la primera a la que nos enfrentamos a la hora de crear una página web.

¿Qué es el dominio exactamente?

El dominio es un elemento propio de las páginas webs que compramos para tener derecho exclusivo en su uso y reconocer siempre es el portal como nuestro y de nuestra marca. Pero no es un título o certificado de copyright ni nada similar, sino más bien una dirección web. El código que deberá escribir el visitante interesado en su navegador para acceder a la web o que aparecerá cuando busqué la página web y su contenido en un buscador como puede ser DuckDuckGo, Google o Bing. Ese dominio cuesta dinero. Hay todo un mercado que bebe de su venta y de su gestión. No son realmente caros y hay muchas opciones a elegir según si queremos que nuestra página web cuente con una dirección de tipo .com o .es y tantas otras.

Diseño web Madrid

Así, podemos resumir diciendo que el dominio es esa dirección con la que reconocemos nuestra plataforma digital. Nada más. A partir de esa dirección crearemos subdirecciones y sus páginas en las que iremos incluyendo el contenido, todas vinculadas al dominio que hayamos comprado.

Algo que debemos saber a la hora de contar con un dominio propio es que la propiedad sobre este debe ser renovada periódicamente, según el contrato con las condiciones con las que lo hayamos adquirido. Por norma general, esa propiedad será nuestra durante un año, lo que significa que tendremos que renovarla para evitar perder ese dominio y con él nuestra página web.

¿Qué es un hosting y para qué sirve?

El hosting, también conocido como alojamiento web, es nada más y nada menos que un servicio compuesto por diferentes elementos que busca ofrecer el lugar físico en el que se sitúa tu página. Aunque pueda parecernos que Internet es algo mágico que funciona por sí solo, lo cierto es que requiere de un gran número de componentes y, como es en este caso, servidores que sean los que alojen de forma permanente de la página web para que cualquier usuario de todo el mundo pueda acceder a ella.

En caso de que esos servidores se desconecten, fallan o generan algún tipo de error, la página web no estará disponible, lo que será un gran problema para la empresa que está detrás de ella, sobre todo si se trata de una tienda online. ¿Por qué será un problema? Porque si sus ingresos y sus ventas dependen de la página web, esta actividad quedará paralizada y transmitirá una muy mala imagen de marca a los clientes potenciales y al público, pudiendo perjudicar de forma permanente a la empresa.

Este hosting o este conjunto de servicios incluye no solo en alojamiento de la página web, sino también de las sus páginas y de los contenidos que están vinculados con ella. Por ejemplo, podemos hablar de cuentas de correo electrónicos, bases de datos, etc.

El dominio y el hosting no son lo mismo

Con esto, queda claro que no es lo mismo un dominio y un hosting, porque mientras el dominio es la dirección de la página web y, en cierta medida, esa llave que se le da a los usuarios y al público en general para poder acceder a ella, el hosting es el alojamiento en el que se encontrará situada y en el que se gestionarán los procesos en segundo plano que quedan ocultos para el público pero que son imprescindibles para el buen funcionamiento de dicho portal y de todos los servicios que este ofrezca al público.

Como decíamos al principio, saber las diferencias de manera apropiada y contar con buena formación y preparación para la creación y el desarrollo de páginas web puede ser algo muy necesario y siempre recomendable a la hora de llevar a cabo este tipo de tareas dentro de cualquier empresa. Es una forma de evitar errores y de asegurarse de que todo funciona correctamente. Y en una sociedad tan conectada y un mercado corporativo en el que es imprescindible contar con páginas web y presencia en Internet, todo conocimiento es poco y siempre recomendable innecesario.

Además de lo ya visto, recomendamos informarse bien sobre las diferentes opciones, las grandes compañías que ofrecen hosting y las capacidades necesarias para el proyecto que se quiera emprender en cada caso, de cara a buscar la opción más recomendable.

¿MÁS INFORMACIÓN?