Sectores más habituales donde se requieren diseñadores gráficos

Vivimos en un mundo visual, nos guste o no. Las personas nos fijamos primero en las apariencias, en lo que nos transmite lo que estamos viendo y en su aspecto externo. Realizamos juicios en nuestra mente y relacionamos aquello que tenemos frente a nuestros ojos con sensaciones, emociones, recuerdos, etc. Nuestras decisiones, nuestra forma de actuar frente a esos estímulos y nuestras opiniones al respecto dependen casi al cien por cien de su aspecto visual.

Si trasladamos esto al mercado y al terreno de las empresas veremos que cuanto más atractivo es un producto más probabilidades habrá de que un consumidor potencial lo compre. Si no le entra por los ojos o el producto no destaca frente a otros, lo pasará por alto y no lo comprará. Las ventas, así como el éxito de un servicio, un negocio o una marca dependerán en gran parte de su apoyo visual, de su packaging, de su aspecto y de su diseño.

Pero, ¿cuáles son los sectores de la industria y el mundo empresarial que requieren diseñadores gráficos? Porque quizás no todas las empresas necesiten uno, pero está claro que hay un mercado laboral muy extenso y complejo para los trabajadores de este sector. Muchos son trabajadores por cuenta propia, pero otros optan por el camino de las empresas privadas y obtener un buen cargo que les dé más seguridad económica y una mayor estabilidad. Ambas opciones están bien, pero nos centraremos en aquellos que trabajan para empresas. ¿En qué sectores son más habituales los diseñadores gráficos y en cuáles tienen más probabilidades de triunfar, así como la oportunidad para desarrollarse dentro del diseño?

Principales sectores que requieren de diseñadores gráficos

Sin duda cuando pensamos en un diseñador gráfico y en la parte visual de algo, nos viene a la cabeza la publicidad. Dentro del sector del marketing y la publicidad, es muy importante contar con buenos diseñadores que se encarguen de la parte visual, pues esta es la primera que el cliente o consumidor potencial percibe. Ello le llevará a leer el mensaje (si lo tiene), plantearse adquirir el producto o servicio en cuestión, etc. No solo para vender algo, sino también para llevar la filosofía y el mensaje de la marca al consumidor, fidelizarle, ganarse su confianza, etc. Todo ello pasa por un buen diseño gráfico.

En empresas de todo tipo, ya sean de tecnología, alimentación, vehículos y transporte, etc. es importante la parte visual. Pueden optar por contratar los servicios de una empresa de marketing y publicidad para hacerlo, pero también pueden optar por contar con su propio diseñador gráfico o todo un equipo de ellos, con el fin de crecer en ese sentido y poder llevar a cabo otras funciones para las que están cualificados, además de diseño de material de comunicación, logos o packaging. Las multinacionales y grandes compañías cuentan con su departamento de comunicación y diseño para todas estas tareas, una gran inversión de la que logran beneficiarse con el tiempo.

En cualquier momento una compañía o una pequeña empresa puede adquirir los servicios de un diseñador gráfico o un experto que haya realizado un master en diseño gráfico y web. No de forma permanente, sino para pequeños trabajos puntuales, como el diseño de la identidad corporativa, algún trabajo menor de cartelería y comunicación, elaboración de documentos y folletos, diseño de la propia web de la empresa, el producto y e packaging, algo en ámbito tipográfico o incluso diseños de clasificación multimedia, que pueden ser la elaboración de un vídeo corporativo, un anuncio puntual o la presentación de un proyecto y/o producto o servicio.

Otros sectores más concretos y alternativas

Para los sectores relacionados con las telecomunicaciones son muy importantes los diseñadores gráficos. Pueden realizar desde logotipos hasta cartelería digital y todo tipo de diseños. La televisión, por ejemplo, no muestra solo lo que las cámaras graban. Hay todo un gran trabajo detrás de cada programa e incluso detrás de cada minuto televisivo. Para todo ello son necesarios los diseñadores gráficos y los profesionales cualificados.

En el diseño editorial es imprescindible tener amplios conocimientos de diseño gráfico. Tanto para la parte de preimpresión como la de la propia impresión. Todo el diseño y la edición deben ir a cargo de buenos diseñadores. Si es un editor, deberá saber de diseño.

Estos son algunos de los sectores principales, pero no los únicos. Encontrar un buen puesto con el que sentirte cómodo y trabajar en ello no tiene por qué ser tan difícil como se piensa, basta con buscar una especialización y luchar por ello superándose continuamente a uno mismo y dando lo mejor de sí mismos. En caso de que el mercado laboral no resulte atractivo para el interesado o le resulte difícil entrar a trabajar en los diferentes sectores, siempre quedará la alternativa de trabajar como autónomo, lo que a su vez le llevará a relacionarse con empresas y trabajar para ellas.