Qué es la metodología BIM y cuáles son sus principios fundamentales

El término BIM está cada vez más presente en todo aquello que se encuentra relacionado con la arquitectura, la construcción, la ingeniería, el diseño, pero, ¿qué es realmente BIM? ¿A qué hacen referencia estas siglas? ¿Cuáles son los principios fundamentales en los que se apoya?

BIM es un acrónimo cuyas siglas hacen referencia a BuildingInformationModeling, que en castellano significa “Modelado de Información para la Construcción”. BIM es un sistema, una amplia metodología basada en el trabajo en equipo, en el trabajo colaborativo, que hace uso de la información continuada y ordenada su razón de ser para la posterior construcción de edificaciones.

El objetivo fundamental de la metodología BIM es la creación y uso de un único proyecto del edificio que construcción, un único modelo de información que es generado a partir de la sinergia de todos y cada uno de los profesionales que forman parte del mismo: arquitectos, arquitectos técnicos, aparejadores, delineantes, diseñadores, ingenieros, constructores…

Este modelo permite, por ejemplo, incluir todos los datos relativos a las paredes de un proyecto de construcción (materiales, cantidades…) y si además se incluyen sus costes, se puede obtener un presupuesto de manera automática e inmediata.

Para la aplicación de la metodología BIM se emplea como herramienta principal el software Autodesk Revit, que se ha convertido en el más popular y utilizado por ser el que mayor rendimiento obtiene de este sistema. Para utilizar Revit no se necesita más que un ordenador con conexión a internet; con este programa se genera un único proyecto de construcción sobre el cual trabajarán todos y cada uno de los profesionales implicados, de todas las disciplinas, y sin importar la distancia geográfica que les separe ni el momento en el que lo hagan. Cuando alguno de estos profesionales introduce una novedad o cambio en ese proyecto, de manera automática el sistema modificará todos los elementos a los que afecta dicho cambio, y todo ello estará disponible en tiempo real para el resto de participantes.

A partir de ello se puede deducir que las ventajas y beneficios aportados por BIM y Revit al sector de la construcción son múltiples y variados:

  • El proyecto cubre la totalidad del ciclo de vida de la construcción.
  • Es un modelo único de datos en el que se comparte toda la información.
  • Incrementa la productividad.
  • Ahorra tiempo en nuevos cálculos que puede ser dedicado a otras tareas.
  • Facilita el control continuo del presupuesto permitiendo detectar a tiempo posibles desviaciones.
  • Supone un ahorro de costes.
  • Facilita el cumplimiento de los plazos y de los estándares de calidad prestablecidos.
  • Aumenta la precisión de los presupuestos y las mediciones.
  • Permite la modelización y visualización en 3D.
  • Etcétera.