Diseño gráfico en la Rusia Comunista

La Rusia Comunista, nacida con la llamada “Revolución Rusa” de 1917 en medio de las turbulencias de la I Guerra Mundial y sin duda, beneficiada de las “distracción” de las grandes potencias en este conflicto, dio lugar a un nuevo movimiento artístico de vanguardia repleto de creatividad, el Constructivismo.

Vladimir Tatlin, pintor y escultor ruso, es considerado el precursor y fundador de este estilo artístico, el Constructivismo, cuya denominación fue empleada por vez primera en el año 1921 y que parte de la concepción de que los artistas consideran su trabajo de un modo similar al trabajo de los ingenieros, es decir, construir objetos definidos por su condición de utilidad.

Pero el Constructivismo que marcó el diseño gráfico y el arte en general en la Rusia Comunista se había iniciado el año anterior como la respuesta de rechazo de los pintores y artistas de izquierdas al arte burgués. Así, surgía un nuevo estilo de arte en cuyas representaciones, la mecánica industrial y la tecnología adquirieron un protagonismo máximo.

Al igual que los bolcheviques artífices de la revolución de octubre de 1917, y al igual que el posterior Estado Comunista instaurado en Rusia, los artistas dieron prioridad a la representación del sector industrial (del mismo modo que los gobernantes centraron en este sector la economía del país), a la vez que quisieron romper el tradicional aislamiento ente las masas y el arte, dando lugar a un nuevo estilo “popular”, cercano al pueblo que, al igual que este, debía ser reconstruido.

La influencia de este estilo artístico originado en la Rusia Comunista fue notable en el diseño gráfico internacional a lo largo de todo el siglo XX, no sólo en productos de artistas de otras disciplinas afines a la ideología comunista, si no también en la cartelería de propaganda de otras revoluciones y guerra acaecidas en otros lugares del mundo, como España.

¿Te interesa el diseño gráfico o quizá realizar un Master en Madrid de diseño gráfico y web?